Lisboa Travel Diary I

Lisboa113

¿Qué mejor forma de estrenar la sección de viajes que con nuestras últimas vacaciones? A principios de septiembre planeamos desconectar de todo y desde el primer momento lo tuvimos claro: Lisboa era un destino aún desconocido y perfecto para celebrar nuestro aniversario. “La ciudad de la luz” nos acogió con su decadente romanticismo, regalándonos una de las mejores semanas de nuestra vida. Os contaré el viaje en dos partes. ¡Comenzamos!

A pesar de los 723 Km que separan Granada de la capital portuguesa, decidimos ir en coche. Nos pasamos casi un día entero de camino, pero todo el cansancio se desvaneció en el mismo momento en el que comenzamos a cruzar los 2.277 metros del Puente 25 de Abril, desde el que se alzaba una impresionante vista de la ciudad.

Al llegar a nuestro céntrico apartamento, a escasos metros de la Plaza de Marqués de Pombal, no dábamos crédito. Un piso de 180 metros cuadrados con decoración moderna, grandes balcones, biblioteca, vestidor (el sueño de toda fashion victim como yo) y todo lujo de detalles, desde jabón Rituals hasta cafetera Nespresso. Era nuestra primera experiencia en Airbnb y fue simplemente perfecta: creedme cuando os digo que me costó muchísimo despedirme de nuestro acogedor hogar lisboeta.

Lisboa15

Alfama, La Baixa y Chiado

El primer día optamos por descubrir el centro y los barrios más históricos, que nos demostraron que cada uno tiene un espíritu propio. Nuestro recorrido comenzó en la emblemática Plaza Rossio, donde comenzamos a subir escaleras y cuestas interminables hasta llegar al Castillo de San Jorge, construido por los visigodos en el Siglo V. Las impresionantes vistas de la ciudad y el Tajo desde el mirador hicieron que la caminata mereciera la pena. Sobre esa colina, la más alta de Lisboa, se sitúa Alfama, y algo más abajo la Catedral.

Lisboa5

Lisboa7

Tras la caminata el hambre hizo su aparición. Pasando de los típicos sitios de las guías turísticas y por recomendación de un simpático quiosquero fuimos a O Conde, un pequeño y tradicional restaurante en La Baixa, donde probamos la Açorda de Gambas, un plato popular en la zona. El bacalao es el plato estrella de la ciudad, aunque también es famosa por otras delicias marinas como el marisco o las sardinas y por sus arroces. Advertencia: cuidado con los entrantes, no son como las tapas y los cobran sin avisar.

La Baixa es un valle que separa las colinas de San Jorge y Barrio Alto. En esta zona se encuentra la mayor parte de establecimientos y comercios, además de la majestuosa Plaza del Comercio, que con su arco del triunfo conduce a la Rua Augusta, una de las calles más bonitas que he visto en mi vida.

Lisboa14

Por la noche cogimos el Elevador de La Gloria hasta el Barrio Alto y cenamos en una tasca portuguesa. Es la zona más alternativa de la ciudad y para mí el barrio más especial, por algo lo llaman el Montmartre de Lisboa. Sus pintorescas calles cuentan con bares de fado, pubs, tiendas de jóvenes diseñadores y arte vanguardista en sus paredes.  Las vistas desde el Mirador de San Pedro de Alcántara son una auténtica pasada y más aún de noche.

Lisboa6

Belem y Parque de las Naciones

El segundo día fuimos a Belem, que por desgracia estaba plagado de turistas. El Monasterio de Los Jerónimos es espectacular por fuera, pero más aún por dentro con su claustro de tres niveles. Allí están enterrados el navegante Vasco da Gama y el poeta Luís de Camões.

Lisboa17

Otro icono es La Torre de Belem. Situada en un entorno idílico, en el estuario del río, era una antigua fortaleza que inspeccionaba los barcos que entraban a la ciudad. Pero lo que más me gustó fue el Monumento a los Descubridores. Sus 52 metros de altura conmemoran los 500 años de la muerte de uno de los grandes descubridores de Portugal. Por supuesto, nos tomamos unos deliciosos pasteles de Belem en la antigua confitería que lleva en funcionamiento desde 1837.

Lisboa4

Lisboa8

Allí nos montamos en un tranvía que atravesó la ciudad dejándonos en la zona oriental, concretamente en el Parque de las Naciones, la zona moderna y sede de la Expo del 98. Tras la Estación de Oriente y el centro comercial Vasco de Gama llegamos a nuestro destino, el Ocenario. Es el segundo acuario más grande de Europa y ofrece un recorrido por los distintos océanos mediante diferentes climas y miles de especies. ¡Os lo recomiendo totalmente!

Lisboa11

Para cenar fuimos a un restaurante vegetariano que nos encantó: Os Tibetanos, cerca de Avenida da Liberdade. El local y el ambiente que se respira es muy especial, nos situaron en un jardín repleto de plantas y cascadas, donde Buda nos observaba en forma de estatua. En este tibetano probamos un crepe de verduras y tofu riquísimo, además de un zumo de frutas recién hecho. Tanto si sois vegetarianos como si no, es un sitio que yo recomiendo encarecidamente por su mágico ambiente, perfecto para una velada romántica ;)

Y hasta aquí los primeros días del viaje, siento si me he extendido demasiado. Próximamente os hablaré de la visita a Sintra, Cascais y Almada. ¡Espero que os haya gustado el post!

¿Habéis estado en Lisboa? Qué es lo que más os gustó?

Anuncios

2 comentarios en “Lisboa Travel Diary I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s